Mundo

Diálogo en Venezuela quedó en jaque tras nueva represión

El encuentro entre los dirigentes de la oposición venezolana, agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y representantes del Gobierno se pospuso la semana pasada. Pero en su lugar, las fuerzas de seguridad descargaron todo su poderío contra cuatro campamentos que el movimiento estudiantil mantenía en varios puntos de la capital del país.

El megaoperativo policial y militar terminó con 243 jóvenes detenidos, entre ellos 18 adolescentes y una mujer embarazada, aunque de esa cantidad 108 ya fueron liberados. En la mayoría de los casos de quienes siguen arrestados sus familiares y allegados ignoran dónde permanecen apresados los jóvenes y cómo están ellos.

Pero este “uso excesivo de la fuerza” por parte de las fuerzas de seguridad no pasó inadvertido para el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de ONU, que a través de su vocero cuestionó severamente la actitud oficial y le pidió a la administración de Nicolás Maduro que respete los derechos individuales.

Sin embargo, la oposición confía en obtener algunos logros en la mesa de diálogo mediada por la Unasur y el Nuncio Apostólico. Así se lo comentó al periódico El País, de Uruguay, el presidente del Partido Social Cristiano Copei, Roberto Enríquez, uno de los sectores que integra la MUD y que participa directamente en los encuentros con el chavismo.

“Yo asumo la mesa de diálogo como un frente de lucha, y todo lo que se pueda conquistar allí serán logros. Aunque me preocupa mucho que no se logre lo fundamental, que es la reinstitucionalización de los poderes públicos como establece la Constitución”, dijo Enríquez.

Por lo pronto, hay firmes esperanzas de que el primer logro sea la liberación del ex comisario Iván Simonovis, uno de los presos políticos más antiguos del régimen chavista. Su deteriorado estado de salud lo colocó en el primer lugar de la lista de “caso a caso” que el gobierno de Maduro se mostró dispuesto a revisar, en vez de aceptar una ley de amnistía general para los detenidos políticos.

No obstante, en el resto de la agenda no se ha registrado el más mínimo avance. “Donde yo sí estoy sintiendo un estancamiento es en el caso de la comisión de la verdad. Había hecho un preacuerdo para armar una comisión de la verdad de carácter no parlamentario, pero sentimos que por allí ha habido una actitud hostil de algunos sectores del Gobierno para constituir una comisión de la verdad creíble”, agregó el dirigente opositor.

La denominada “Comisión Nacional de la Verdad” que impulsa la oposición se plantea integrada por figuras independientes y de alto prestigio nacional e internacional, y su tarea será investigar las 42 muertes registradas desde el surgimiento de las protestas, las denuncias por torturas y abusos y las detenciones arbitrarias, entre otras cosas. El Gobierno había conformado una comisión integrada netamente por miembros del chavismo, comenzando por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

El dirigente democristiano estimó que un fracaso del diálogo -algo a lo que según él parece apostar el Gobierno- llevaría a Venezuela a un riesgo de peligro para todo el continente. “Creo que Unasur tiene un papel determinante, y que está jugándose su prestigio si el proceso de diálogo fracasa”. Infobae América

Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: