El Gobierno uruguayo ordena suspender las actividades de índole público en los lugares señalados con Alerta Roja, y exhorta además al sector privado a que hagan lo mismo y pide a la población extremar los cuidados. Se mantienen servicios esenciales.

A través del prosecretario de la Presidencia Juan Andrés Roballo, el gobierno ordenó la suspensión de toda actividad en organismos públicos y estatales durante la vigencia de la alerta roja y para los departamentos afectados, con excepción de los servicios esenciales (salud, seguridad y monitoreo meteorológico). Por supuesto, de más está decir: NO HABRÁ CLASES.

Del mismo modo el gobierno exhorta “a la actividad privada” a que sigan las mismas recomendaciones y suspendan la actividad durante la vigencia de la alerta roja.

Desde la medianoche y hasta el mediodía de este martes, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Tacuarembó, Durazno, Flores, Florida, Lavalleja, Maldonado, Rocha, Treinta y Tres y Cerro Largo, estarán en alerta roja.

En naranja, Artigas, Rivera, Colonia, San José, Canelones y Montevideo.

Según el informe, las regiones afectadas pueden sufrir “fuertes y lluvias puntualmente torrenciales” mayores a los 50 milímetros en tres horas y superiores a 100 milímetros en seis horas.