Mundo

Entorno político en Brasil seguirá turbulento e impedirá una rápida recuperación de la actividad económica

Con la suspensión por 180 días de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil por parte del Senado de ese país y su sometimiento a un juicio político por una supuesta violación de las leyes fiscales, se estaría dando fin a 13 años de gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores. Según BBVA Research es previsible que el senado favorezca la separación definitiva de Rousseff del cargo, por lo cual el vicepresidente Michel Temer gobernaría el país hasta 2018. No obstante, estima que el entono político se mantendrá turbulento y esto impedirá una rápida recuperación de la actividad económica, que según sus previsiones, caerá entorno al 3% en 2016 y rebotará a 0,9% de crecimiento en 2017.

De acuerdo con el informe Situación Brasil de BBVA Research, se espera que el PIB se contraiga en términos trimestrales durante la primera parte de este año y se estabilice en la segunda parte de 2016 para luego volver a terreno positivo en 2017. La mejora se producirá gracias a una recuperación de los precios de las materias primas y del crecimiento global. Además, por una disminución de la incertidumbre interna, una desaceleración de la inflación y una política monetaria menos restrictiva. Sin embargo, la situación fiscal seguirá pesando negativamente.

Mejoran los precios y sigue depreciación del real

Los pronósticos de BBVA Research indican que la inflación disminuirá hasta el 6,8% en 2016 y 4,5% en 2017, después de hacer alcanzado un punto máximo de 10,7% en enero pasado. Este mejor comportamiento de los precios se deberá a los menores ajustes en los precios regulados y la contracción de la demanda interna. Y pese a la desaceleración que está mostrando la inflación, considera que solo hasta comienzos del próximo año el Banco Central de Brasil (BCB) comenzará a reducir la tasa Selic de política monetaria, que actualmente se encuentra en 14,25%, y que gradualmente acortaría en 2017 hasta alcanzar el 11,50%.

En cuanto el tipo de cambio, considera que seguirá depreciándose, lo que ayudará a una mejor dinámica de las exportaciones netas, lo que a su vez, llevará a que siga disminuyendo el déficit en cuenta corriente hasta alcanzar el 1,0% del PIB en 2017 frente a 4,3% que registró en 2014. Esto reducirá el riesgo de una crisis en la balanza de pagos.

Crisis fiscal sin solución definitiva a la vista

El resultado fiscal primario acumulado en los últimos 12 meses alcanzó -2,3% del PIB en marzo, el peor resultado en la historia del país; en tanto que el resultado fiscal total se mantuvo cerca del -10,0% del PIB (-9.7% del PIB en marzo, en comparación con -10.4% del PIB en diciembre de 2015).

El deterioro adicional esperado en los resultados fiscales debe impedir un brusco retorno de la confianza en el país, que está en línea con nuestra opinión de que el crecimiento seguirá siendo baja en los próximos años”

Y aunque la administración Temer parece dispuesta a abordar el problema fiscal, BBVA Research se muestra escéptico sobre su capacidad de aprobar una importante reforma de la seguridad social que le permita reducir los gastos públicos y solucionar la crisis fiscal a corto plazo. Por lo tanto, estima que el resultado primario cierre 2016 en torno a -1,5% del PIB y en 2017 alrededor de -0.6% del PIB, mientras que el déficit fiscal total seguirá alto, alrededor de 9,0% del PIB este año y luego caerá hasta el 7,3% del PIB. Por su parte, la deuda pública pasará de 66% del PIB en 2015 a 72% en 2016 y 75% en 2017.

“En general, nuestras previsiones actuales muestran una perspectiva algo más pesimista para las cuentas públicas de Brasil. El deterioro adicional esperado en los resultados fiscales debe impedir un brusco retorno de la confianza en el país, que está en línea con nuestra opinión de que el crecimiento seguirá siendo baja en los próximos años”, señala el informe Situación Brasil de BBVA Research, elaborado por el economista, Enestor Do Santos.

PIB potencial de Brasil cae a alrededor del 1%

El deterioro general de la economía brasileña en los últimos años ha producido una reducción significativa en la capacidad del país para crecer sin generar distorsiones. Así lo señala BBVA Research, al considerar que la desaceleración de la economía china, la consiguiente caída de los precios de las materias primas, la mala gestión de las políticas económicas locales, la falta de reformas para impulsar la productividad nacional, entre otros factores, han contribuido a una caída en el potencial del PIB de Brasil hasta aproximadamente 1%.

El informe señala algunos ejemplos que ilustran el rápido deterioro que Brasil atravesó recientemente: i) la inversión en capital fijo disminuyó alrededor de un 25% entre 2013 y 2015; ii) el desempleo pasó de un poco menos de 5,0% en el segundo semestre de 2014 a más de 8,0% a principios de 2016; y iii) Brasil perdió cinco posiciones en facilidad para hacer negocios, lo cual está en línea con la opinión de que la productividad global ha disminuido en los últimos años según el Banco Mundial.

Tags
Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: