El reconocido actor norteamericano Will Smith y su esposa Jada Pinkett-Smith colocaron en venta su lujosa mansión familiar de 25.000 pies, ubicada en Calabasas, por un valor de 42 millones de dólares.

La construcción de la casa tardó siete años. Además, se cree que también subastaron su hogar de vacaciones en Hawái.

Según los críticos, la venta de sus propiedades deja entredicho que no todo puede ser tan perfecto en «la pareja de oro de Hollywood».

La pareja que se casó en 1997, acordaron que crearían su «casa de ensueño», donde vivirían con sus hijos Jaden de 15 años y Willow de 12.

Con información del Dailymail.co.uk