El ministro de Economía y Finanzas, Mario Bergara, manifestó este jueves su preocupación por la «situación inflacionaria».

Bergara asistió a la Comisión de Hacienda del Parlamento y sostuvo que «la situación inflacionaria es preocupante», ante lo cual anunció que el gobierno tomará medidas.

En declaraciones a la prensa luego de la reunión, el Ministro destacó que se va «a seguir trabajando con toda la batería de medidas con la que nos hemos estado focalizando en el último tiempo manteniendo el talante contractivo de la política monetaria».

Dijo también que «dada la circunstancia y el diagnóstico que tenemos, entendemos que la política monetaria no es suficiente ni demasiado efectiva para que la inflación baje de manera rápida». Ante esa situación sostuvo que están evaluando diferentes alternativas y que no descartan ningún mecanismo.

La preocupación, que ya estaba latente, se disparó cuando se conocieron los datos del incremento del 1,66% en el Índice de Precios del Consumo (IPC) del mes de febrero, y la acumulación en los primeros dos meses del año de una suba de más del 4%.

Según Bergara, el aumento del 1,66% del IPC en febrero se debió fundamentalmente a condiciones coyunturales como la suba de los alimentos por la incidencia del clima. «Esta situación genera preocupación, por eso vamos a continuar trabajando con toda la batería de medidas en la que hemos estado focalizados en este último tiempo», manifestó.

Bergara dijo que el gobierno continuará en la línea de combate a la inflación que mantuvo hasta la fecha, «manteniendo el talante contractivo de la política monetaria». No obstante, reconoció que «la política monetaria no es suficiente ni demasiado efectiva para que la inflación baje de manera rápida. Tenemos que la percepción de que la situación no está fuera de control, aunque la inflación está un poco por encima de lo que todos queremos, pero debemos ver esto de manera integral».

Según informa Montevideo Portal, el ministro apuntó también que el gobierno es «optimista» en cuanto al diagnóstico, y cree que el crecimiento de febrero es «circunstancial». También recordó que «el Fondo Monetario, en su análisis, lo que dice es que para afectar un punto de inflación habría que tener un ajuste en el terreno fiscal del orden del 2,5 del Producto. Es decir que, para bajar dos puntos de inflación habría que tener un ajuste de cinco puntos, algo que está fuera de nuestro menú. No vemos que tenga sentido en el proceso económico del Uruguay, y sería un esfuerzo enorme que se le pediría a la sociedad uruguaya sin una fundamentación clara, para tener un impacto modesto sobre el tema inflacionario». UyPress