Se ha confirmado que la FIFA ha iniciado investigaciones para saber si el gobierno uruguayo propició la caída del presidente Bauzá.

«Son fuegos de artificio, no va a haber ninguna sanción», dijo ayer el presidente José Mujica ante la pregunta de un periodista sobre la investigación que inició la FIFA.

Mujica lo negó: «Yo me metí con la tribuna, no con el fútbol», disparó.

La FIFA envió una carta a la Conmebol para que investigue los episodios.

Según publica El País, en el día de ayer, el presidente renunciante de la AUF, Sebastián Bauzá, dijo que le quedaron «muchas cosas importantes por resolver» pero alertó que la falta de «gobernabilidad» en el fútbol lo empujó a renunciar.

Los cabos sueltos que Bauzá pretendía atar pero que generaban resistencias a distintos niveles estaban vinculados a la aprobación del estatuto de FIFA que exige el gobierno, la venta mediante licitación de los derechos de televisación de las próximas Eliminatorias (hoy en manos de Tenfield), el cambio de disputa del torneo Uruguayo y la resolución de los problemas de violencia.

Además, el fútbol uruguayo está en medio de un fuego cruzado por intereses comerciales que se disputan los derechos de televisación de la Copa Libertadores, a los que aspira el empresario Francisco Casal.