El presidente Mujica se defiende de las versiones que lo acusan de haber iniciado la profunda crisis en el fútbol, diciendo que es un «tema que hace a la seguridad pública y yo no me voy a hacer el distraído con algo que es responsabilidad del Estado».

En declaraciones al semanario Búsqueda, el mandatario dijo que estos «son problemas de carácter policial que hay que asumir. Todos los que están dentro del fútbol lo saben y no se puede seguir tolerando todo eso. Por eso tomé la decisión que tomé. No tiene nada que ver con la política del fútbol o con la composición de la AUF».

«Lo que están haciendo al asociar una cosa con la otra se llama proselitismo ordinario», afirmó el presidente y aseguró que no habló «con ‘Paco’ ni con nadie de todo esto. Vi el lío que se armó el miércoles (después del partido entre Nacional y Newell’s) y dije que esto no da para más».