Desde hace tres días, la operativa de la planta de Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay, está siendo afectada por piquetes ilegales realizados en el marco del conflicto existente entre la Federación del Transporte de Bebidas (FETRABE) y el Sindicato de Trabajadores de Coca-Cola (STCC).

 “Este conflicto que ya ha provocado más de 120 horas de paro en la empresa y ha impedido e impide la normal distribución de nuestras bebidas”, informaron a Espectador fuentes de la empresa.

“Es extremadamente preocupante observar cómo el STCC toma de manera intransigente y con total impunidad medidas desproporcionadas contra Montevideo Refrescos, que no es parte de este conflicto”, agregaron.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) ha informado que no presentará más propuestas y que la mesa tripartita ya está agotada.  

“Este conflicto, del cual Montevideo Refrescos, sus clientes y consumidores son rehenes, obligan a la empresa a evaluar la toma de medidas drásticas como el envío al seguro de paro de una parte de su plantilla de colaboradores”, advirtieron.