La red de prostitución que operaba en la ciudad utilizaba el Centro para mantener encuentros sexuales. El sereno, quién fue procesado luego del operativo que detuvo a 11 personas de la red, era quién permitía el acceso.

La investigación policial «Exploter» por la cual 11 personas fueron detenidas bajo el supuesto de colaborar en una red de explotación sexual de menores, entre las que figuraron dos taxistas y  5 menores (4 se alojaban en dependencia del INAU), dio a conocer nueva información referente al caso. Según publica El País, el sereno del CAIF (ahora procesado) permitía que se mantuviesen encuentros sexuales en el centro en las horas en las que no funcionaba.

Hasta ahora se han procesado a 4 personas que pertenecían a la red de explotación sexual de menores en la ciudad de Tacuarembó. El negocio ilegal de prostitución de menores se generaba en las inmediaciones de la terminal de ómnibus Carlos Gardel, con encuentros ocasionales en fincas de la zona y en el Centro CAIF.

Según publica El País, algunos de los procesados eran «trabajadores» de la cercanía, entre ellos el taxista y dos individuos poseedores de antecedentes penales. Uno de ellos es un maletero con antecedentes por violación y violencia privada y el sereno del CAIF que tiene un antecedente por hurto.

Además, fuentes policiales informaron al matutino que el resto de los detenidos fueron liberados por la Justicia sin perjuicio de que puedan nuevamente citados a declarar.

«Siempre ocurre que luego de que se investiga las menores pasan un mes sin aparecer en la calle, y luego que se tranquiliza todo se repite la situación», advirtió una fuente a El País. UyPress