Con el bello marco de la laguna Solís, en Punta Gorda, donde se encuentra enclavada la

encantadora Posada Al Natural, un panel integrado por 21 jóvenes de entre 18 y 30 años cató y

juzgó los días 20 y 21 de agosto vinos blancos, rosados, tintos y espumosos, y licores y destilados

de origen vínico. El grupo, además, aprovechó la ocasión para visitar seis establecimientos

vitivinícolas de la zona.

El concurso, que es organizado en nuestro país por la publicación periodística digital Bodegas del

Uruguay y por la consultora argentina Wine Mind, cuenta con 10 ediciones realizadas en

Argentina, una en España y, desde ahora, dos en Uruguay.

Los organizadores del concurso decidieron realizar esta segunda edición fuera de la capital, para lo

que eligieron el departamento de Colonia, más precisamente la ciudad de Carmelo, por ser una de

las regiones del país con mayor desarrollo en los últimos años en cuanto a vitivinicultura y a

enoturismo.

El concurso transcurrió en dos jornadas y, además de las tradicionales catas, incluyó la visita a

establecimientos vitivinícolas de la zona para ilustrar a los jurados sobre un contexto poco

conocido para la mayoría de ellos, provenientes de Montevideo y sus alrededores.

La primera jornada se inició con la degustación de vinos blancos y espumosos. Una vez finalizada la

cata, los jurados almorzaron en la bodega Narbona, para luego visitar sus cuidadas instalaciones,

guiados por la enóloga residente Valeria Chiola.

Más tarde se sirvió una merienda en la Posada Campotinto, donde se conoció el acogedor lodge,

distinguido este año como uno de los diez mejores alojamientos enoturísticos del mundo por la

revista especializada The Drink Business. Su propietario, Diego Viganó, fue el encargado de darle la

bienvenida al grupo.

Al caer el sol, se visitó el Almacén de la Capilla – Bodega Cordano, un típico almacén de campo y

bodega -emplazado en Colonia Estrella frente a la capilla San Roque- donde se elaboran vinos

siguiendo una larga tradición familiar. Junto a Ana Paula Cordano y Diego Vecchio se recorrió el

viñedo y se degustaron sus vinos.

La cena esperaba en la imponente bodega de la Familia Irurtia, donde el enólogo Daniel Cis habló

sobre la elaboración de vinos y grappas, María-Noel Irurtia sobre aspectos históricos y turísticos

del establecimiento fundado por sus abuelos y desarrollado por su padre Dante Irurtia, y su

hermano Marcelo –hoy a cargo de la dirección de la empresa familiar- trató aspectos agronómicos

de la viña.

La segunda jornada se inició con la visita a la bodega Buena Vista, en Punta Gorda, donde

conducido por la enóloga Caterina Viña, el equipo pudo conocer, además del viejo establecimiento

puesto en valor recientemente por el empresario Federico Bonomi, modernos métodos de

vinificación.

De regreso a Posada al Natural, se retomaron las catas, esta vez de vinos rosados, tintos, licores y

destilados, y finalizadas éstas, se entregaron a cada uno de los jurados diplomas y copas de cristal

aportadas por la empresa importadora de la marca Riedel en Uruguay, grabadas con el logo del

concurso.

Organizadores y jurados partieron pasado el mediodía hacia Los Cerros de San Juan donde el

enólogo Rodolfo Bartora los esperaba para recorrer este declarado Patrimonio Histórico del

Uruguay y para comer un asado, maridado con los vinos del establecimiento. La sobremesa se

prolongó hasta la puesta del sol.

Ahora, la organización del concurso se encuentra procesando el dictamen de los jóvenes catadores

y el resultado del concurso se conocerá en una ceremonia de premiación que tendrá lugar en el

flamante hotel Dazzler de Punta Carretas, el jueves 11 de setiembre a partir de las 19.

Vale destacar que todos los establecimientos visitados abrieron sus puertas desinteresadamente, y

recordar que la realización de este concurso -que fue declarado de Interés Departamental por el

Intendente de Colonia- contó con el inestimable apoyo de la Dirección de Turismo de Colonia y de

la Asociación Turística de Colonia.

Los traslados durante las dos jornadas que duró el evento estuvieron a cargo de Berrutti Turismo,

empresa de transportes y logística dentro del departamento de Colonia. También se contó con el

apoyo de la línea fluvial Cacciola, que transporta diariamente un importante número de pasajeros

entre el Puerto de Tigre, en Argentina, y la ciudad del litoral uruguayo.

Las posadas Al Natural y Campotinto y el hotel Casa Chic proveyeron de alojamiento a los

organizadores.

Acompañaron nuevamente a la organización de VinoSub30 Uruguay: el portal de venta de vinos

uruguayos Vinosuy, el agua mineral natural Virgen de las Ánimas, la Escuela Internacional de

Sommeliers de Punta del Este (EIS) y la Asociación Uruguaya de Sommeliers Profesionales

(AUSP), cuyo titular, el Sommelier Walter Fernández, ofició por segundo año consecutivo como

director técnico del concurso.