Los italo-uruguayos integrantes de la Lista 2 tienen como objetivo integrar a todas las asociaciones italianas del Uruguay, representadas por su gente, por sus jóvenes, por sus queridas y honrosas personas que dedicaron su vida al duro trabajo para forjar una familia y un futuro para sus hijos, para que la italianidad retome la fuerza y la tenacidad que heredamos de nuestros padres y abuelos.

Deseamos crear vínculos entre Italia y Uruguay fuertes y duraderos, para nuestros hijos y nietos  y que los mismos trasciendan el tiempo.  La lista 2 es plural, democrática y representativa de la base asociativa de la colectividad italiana en el Uruguay, compuesta por representantes de variados orígenes regionales italianos, de asociaciones e instituciones de Montevideo y del interior del país.

Nuestro compromiso es con toda la colectividad, sin distinciones religiosas, políticas o de otra índole; como  instrumento  para alcanzar  las metas  que  la colectividad se merece, por su rica historia y  para el futuro venidero!

Los sobres tienen que mandarse por Abitab. Hay plazo hasta el Jueves 16 de abril.

En el consulado se pueden entregar hasta el Viernes 17 de abril. 

Proponen:

 

–         Consulado: se considera absolutamente necesaria la reapertura del Consulado italiano en Uruguay, disponiendo de servicios de primera línea y calidad, que merece la colectividad italiana en Uruguay, incluso en la atención al público. Consideramos que fue una decisión absurda y políticamente errónea el cierre de una estructura imprescindible. Debe existir la figura de un Cónsul responsable para los 110.000 italianos inscriptos en Uruguay Teniendo en cuenta las condiciones actuales y la cantidad de inscriptos en el Anagrafe consular, esperamos no sólo la reapertura, sino también una transformación en el corto plazo a  Consulado General, de acuerdo a lo que potencialmente habilita la ley italiana.

–         Los servicios del Consulado deben llegar y ser útiles a todos los italo-uruguayos y facilitar una relación estrecha con el mismo en todo el territorio de la República: para ello proponemos que cada departamento del interior de Uruguay tenga un representante onorario (sin costo alguno para el Consulado, hoy Cancillería Consular); hasta ahora funcionaban algunos vice-consulados, muy apreciados por los connacionales del interior del país.

–         Fortalecimiento de las estupendas instituciones italianas en el Uruguay, muchas de ellas históricas, que se sienten alejadas del centro de atención y servicios que ofrece Montevideo, proporcionando informaciones útiles y precisas a todos los miembros y creando una suerte  de relación y conexión permanente con el Comites.

–         Creación de una verdadera Federación de asociaciones a nivel nacional (no sólo en Montevideo), fuerte, unida y coordinada para cada zona del territorio, a través de un «coordinador regional» (partiendo de la base de la creación de áreas regionales en el territorio de Uruguay, con un representante/coordinador).

–         Utilización amplia en el seno del Comites y las asociaciones, de las nuevas tecnologías a  disposición para la comunicación permanente entre todas las instituciones italianas en el Uruguay, proporcionando una base de datos abierta, seria y actualizada, con información precisa, clara y transparente, de interés general y específico, especialmente para jóvenes italo-uruguayos, tales como intercambios, capacitación, viajes, pasantías, formación profesional y postgrados.

–         Con este objetivo de democratización de la información, se propone nombrar a un responsable general bajo las directivas del Comites, y un responsable de cada asociación, los que tendrán que hacer un seguimiento, mantenimiento  y colaboración en el aggiornamento de datos directos (por ejemplo, los procedentes de las instituciones o asociaciones regionales, etc.). Colaborar en la creación de una relación más estrecha, a través de una base de datos especial y  actualizada,  entre  los  pequeños  y  medianos  productores  agropecuarios, comerciantes y empresarios de origen italiano, con la Cámara de Comercio (casi en proceso de desaparición) y/o directamente con la realidad de la producción italiana (incluidas las regionales) favoreciendo los acuerdos y el comercio en ambas direcciones.

–         Alentar las oportunidades de empleo para los jóvenes italianos-uruguayos, mediante la creación de un sistema integral que articule a los interesados y las empresas predispuestas a tal fin (becas, bolsas de trabajo y oportunidades de pasantías).

–         Favorecer reuniones de coordinación permanente de actividades entre el Comites y todas las instituciones italianas, favoreciendo el diálogo y el fomento de la capacidad propositiva de la base asociativa.

–         Recreación y fortalecimiento de las condiciones favorables para la enseñanza amplia de la lengua italiana en el Uruguay, incluso para aquellos que no pueden pagar por los cursos de italiano. Abrir un diálogo importante con las instituciones CASIU, Scuola Italiana, Dante Alighieri IIC, profesores d’italiano (AUDI), la Embajada y otras instituciones relacionadas con el objetivo de fomentar la mejora y expansión de la lengua y la cultura italiana en el Uruguay.

–         Promover específicamente jornadas de integración del deporte y de tiempo lúdico y volver a las estupendas y recordadas «Giornate degli italiani», punto de referencia y símbolo de la unidad de las distintas asociaciones, como el fortalecimiento de la cultura italiana y la comunión armónica de todos los actores de la colectividad italo-uruguaya.

–         Utilizar todos los mecanismos legales al alcance del Comites para favorecer la ampliación de la ayuda económica y la asistencia a italianos necesitados o indigentes en el territorio uruguayo, así como defender los derechos de pensiones / jubilaciones para aquellos que los hayan generado.