Recientemente nombrado como General Manager del Hotel Esplendor by Wyndham Montevideo Punta Carretas, Juan Manuel Dibar asumió el gran desafío de alcanzar el más alto rendimiento, siendo el responsable de liderar y coordinar las funciones de la planificación estratégica.

En sus recomendaciones de Linkedin, Noelia OrtizAdministration & Recruitment – Hotel Eurostars & EXE Hotel Klee Berlin-, menciona una frase que lo describe a la perfección: «Juan Manuel es responsable, dedicado, atento y cordial, carismático, empático, líder, proactivo, comprometido y organizado; excelente profesional y compañero entre muchas cualidades que lo destacan«.

Si tuvieras que hacer un breve relato desde tus comienzos hasta hoy en día, ¿cómo sería?

Mi carrera hotelera comenzó a los 21 años cuando decidí ir a los Estados Unidos con el objetivo claro de trabajar en un hotel,  iba enfocado en trabajar en hotelería, y tuve la oportunidad de hacerlo en una de las temporadas de invierno en la localidad de Vail en Colorado donde pude trabajar en dos hoteles, en uno en el departamento de alimentos y bebidas, en donde yo era lavaplatos, y también trabajaba, haciendo doble horario, en el departamento de ama de llaves de otro hotel. Esa fue una experiencia de 5 meses y luego volví a Uruguay en donde a la siguiente temporada de verano fui a trabajar a Punta del Este teniendo la oportunidad de hacerlo en el Mantra Resort & Casino. Allí comencé en el bar de vinos (2006),  para luego pasar al área de entretenimientos estando prácticamente todo ese año en ese sector.

A la siguiente temporada de verano volví a Montevideo, quise ir nuevamente a Estados Unidos y opté por un destino diferente, opté no por el frío, como lo hice en Colorado,  sino por el calor, entonces fui a Hawai a trabajar durante esa temporada de verano, en donde trabajé en dos hoteles también,  uno de ellos de la cadena Radisson, cumpliendo funciones en el restaurante, desempeñándome como mozo, y también trabajé en otro restaurante coreano, en un lugar en donde hay mucha población asiática.

Luego volví a Montevideo nuevamente y tuve la experiencia de trabajar en la recepción y auditoría del Sheraton en donde estuve tres años hasta que comienza en el 2009 lo que es mi actual carrera profesional en la cadena Regency Hoteles,  comenzando con la apertura del Regency Golf, como jefe de ventas y encargado de recepción, a los dos años me nombraron como gerente para el nuevo hotel que abría, el Regency RamblaDesign Apart Hotel, luego pasaron dos años y al abrirse el hotel más grande de la cadena, con 170 habitaciones, me ofrecen la gerencia comercial del Regency Way.

Pasan unos años y surge una nueva propuesta de llevar a cabo toda una nueva reestructura del Hotel Esplendor by Wyndham Montevideo Punta Carretas, y es en el actual proyecto que estoy embarcado.

Me siento muy motivado por seguir adelante, impulsar los cambios que tengo en mente para lograr el hotel que deseo.

Juan Manuel en su oficina

¿El haber pasado por distintas posiciones en el ramo de hotelería te da una mejor visión de cómo estructurar el negocio?

Sí por supuesto, tengo claro que todos estos años sirven como valor agregado y el haber pasado por diferentes sectores de diferentes departamentos de los hoteles me permite tener una mejor visión del negocio.   

Eso no significa que todos los gerentes tengan que pasar por todos los puestos, pero el haberlo hecho, a uno le da más empatía por todas las personas que uno tiene a cargo.  Los gerentes a veces tomamos partes operativas del hotel y el hecho de ya conocer el sistema a uno le da otra confianza y es más fácil asistir cuando «las papas queman». En la hotelería, como entiendo que cualquier industria, los gerentes tenemos que conducir el bote pero a veces hay que bajar a remar con el equipo.  Actualmente yo siento que estoy conduciendo el bote pero a veces toca a bajar a remar con el equipo para sortear los obstáculos con el objetivo claro de ir siempre por el mejor río.

Uno de los puntos más fuertes de Dibar es el interés por hacer sentir bien al cliente, ¿En qué se basa ese principio,  proviene de alguna enseñanza en particular?

Básicamente viene del gusto propio de servir al huésped,  siento que el cliente se merece todo, que tiene que tener una excelente experiencia con nosotros,  y a mí me reconforta mucho el sentir que la tiene. Así sea que un huésped se quede un día, tres días o un mes,  cuando yo consulto, pregunto y busco el feedback de cómo fue su estadía, y la respuesta es muy buena o excelente,  a mi me reconforta de sobremanera, y viene del gusto propio de servir a las personas y más cuando las personas pagan por eso.

Cuando un cliente viene lo hace con una expectativa y nuestro deber es satisfacerla al máximo.

¿Para tener éxito como gerente de un hotel es importante rodearse del personal adecuado?

Sí, ¡cien por ciento! el equipo es el que realmente rema y tiene que estar alineado con la visión del Hotel que queremos tener.

¿Y qué valores buscas en esas personas para integrar tu equipo?

Siempre me gustó la frase “una persona inteligente contrata personas más inteligentes que uno”, y creo que es tal cual.  Busco una proactividad en las personas que me rodean, me gusta que las personas se pregunten el por qué de las cosas, y que apuesten siempre a la mejora continua.  Las cosas se pueden hacer siempre de una manera diferente y mejor, no estancarse en los procesos y procedimientos, que incluso, aunque uno mismo los haya creado, a la larga se tienen que cuestionar nuevamente y tratar de superarlos.

Por tanto busco esa mejora constante en el equipo de trabajo.

¿Qué es el éxito para vos?

Capaz que antes te decía que el éxito era tener dinero o una buena posición en lo que a mí me gusta desarrollarme personalmente,  pero ahora creo que el éxito es estar bien conmigo mismo, el sentirme bien, conforme, que doy todo de mí, el no vivir estresado, el sentirse feliz con lo que estoy haciendo y poder transitar la vida de una manera plena.