Estamos a unos días del cierre de un año que nos hizo, por sobre todas las cosas, cambiar todos nuestros paradigmas.

Un año que nunca imaginamos en nuestros planes de escritorio o campo.

Un año duro, donde vimos muchas cortinas cerradas, pero sobre todo por qué en muchos casos vimos irse antes de tiempo a familiares o amigos.

Un año que disparó la creatividad y nos hizo evolucionar como nunca en la tecnología, los objetivos y las formas de lograrlos.

Fue un 2020 complejo, pero evolutivo.

En algunas ramas fue muy duro y en otras fue muy bueno.

Si algo pasó para el sistema de Franquicias este 2020 fue la muestra de madurez y consolidación del sistema.

Se abrieron decenas de puntos franquiciados en el país, consolidando nuevas fuentes de empleo de empresas que nacieron en plena pandemia.

No fue un año para el olvido, fue un año que nos trajo muchas lecciones y que esperamos consolidarlas en aprendizajes para este Año Nuevo que se avecina.

Año que sabemos mantendrá hábitos cambiados hasta estar vacunados, pero que lentamente mostrará un nuevo horizonte.

Desde la Cámara Uruguaya de Franquicias, felicitamos la resiliencia emprendedora de todos los socios que la conforman, que en lugar de quedarse desorientados, trabajamos en conjunto para buscar y encontrar opciones que nos hagan avanzar.

La Cámara creció con la llegada de nuevos socios, locales y extranjeros, lo que marca a las claras lo que vendrá para este nuevo año.

Agradecidos de poder mirarlo con entusiasmo y sabiendo que tendremos que hacer muy bien las cosas para generar un buen balance al finalizarlo.

Muy feliz fin de año y muy próspero 2021

Mensaje de Marcel Burgos
Presidente de la Cámara Uruguaya de Franquicias