Ya no quedan dudas de que Beyoncé es toda una profesional arriba del escenario, ya que en el último tiempo le ha tocado afrontar varias pruebas bastante difíciles.

En esta oportunidad, la artista estaba dando un concierto en Brasil, cuando se agachó para cantarle de cerca a sus fans y terminó en el piso con guardias de seguridad.

Es que, al parecer, uno de sus seguidores le dio un abrazo muy efusivo y no quería soltar a la artista, que no dejó de cantar ni por un segundo.