Muy pocas veces ha sido vista Kim Kardashian desde que dio a luz a su bebé North, pero esta vez vuelve a atraer la atención por su look informal, de ropa holgada y una cabellera rubia.

Fue vista en Los Angeles junto a su asistente. Kim lucía un pantaón oscuro, camiseta gris y abandonó los zapatos de tacón para lucir unas sandalias planas.

Lo que quedó claro es que esta vez, no mostró sus curvas.