Su ritual de macumba es el mismo antes de cada partido de Brasil: Helio prende cuatro velas con los colores de Brasil en una caja rectangular que representa una cancha de fútbol, donde ha colocado muñequitos que representan a los jugadores, a quienes envía “fuerza y energía”.

“Ahí en la caja meto amuletos para dar suerte, una manito para neutralizar las cosas negativas, un cristal y un sol para dar energía y en medio collares de orixás (divinidades africanas) para protegerlos”, explica Helio Sillman a la AFP.

Ha montado un pequeño altar en la entrada de su tienda Mundo de los Orixás del mercado popular de Madureira, en la zona norte de Río, donde se pueden comprar toda suerte de amuletos y objetos rituales como tam-tam para las ceremonias de candomblé, macumba y umbanda (ritos afrobrasileños).

En un pequeño plato de barro cocido, hay otros pequeños muñecos -Helio los llama “mis brujitos”- que tienen los pies atados o los ojos vendados con una cinta negra.

Son los cuatro equipos que Brasil ya eliminó de la Copa“: Croacia, México, Camerún y Chile, dice Helio, pegándoles y poniéndolos cabeza abajo en el plato para asfixiarlos.

“Es de esta manera que neutralizo a los equipos rivales antes del partido. Agarro al jugador que es el líder del equipo y le ato los pies para impedirle que se mueva en la cancha. El que tiene los ojos vendados es el golero mexicano Ochoa, que era muy bueno para detener el balón. Vendándole los ojos, le dificulto la tarea. Cuando al líder le va mal, todo el equipo sufre”, afirma.

“Agarro al jugador que es el líder del equipo y le ato los pies para impedirle que se mueva en la cancha”

A pocas horas del partido por cuartos de final entre Brasil y Colombia en Fortaleza (noreste), Sillman prepara dos muñecos que representan al astro James Rodriguez, el número 10 colombiano, y Juan Cuadrado, el 11. Les ha colocado la camiseta amarilla que vestirán y les ata cuidadosamente los pies.

Prenderá velas cuando comiencen a sonar los himnos nacionales en el estadio. “Deben durar todo el partido”, dice.