Alix Catherine Tichelman, originaria del estado de Georgia, acudió el pasado 26 de noviembre al yate Escape, anclado en el puerto de Santa Cruz y propiedad del directivo de Google Timothy Hayes, de 51 años.
 
Tichelman suministró varias dosis de heroína al empresario, lo que llevó a éste a «sufrir complicaciones médicas» y perder la conciencia, explicó el ayudante del jefe de Policía de Santa Clara, Steve Clark.
 
Un video de una cámara del yate muestra que la prostituta no hizo ningún esfuerzo por socorrer al hombre, sino que recogió sus pertenencias, bebió un vaso de vino, bajó la persiana de la ventana y se marchó.
 
«Ella no tuvo ninguna consideración hacia él. Lo único que intentó fue no dejar ninguna pista», aseguró Clark. El cuerpo sin vida de Hayes fue encontrado a la mañana siguiente por el capitán del barco.
 
La joven fue arrestada en un prostíbulo del condado de Santa Cruz y es acusada de asesinato en segundo grado. De acuerdo con la investigación, Tichelman y Hayes establecieron el primer contacto a través de internet y ya se habían encontrado varias veces antes de lo sucedido en el yate.
 
Las autoridades señalaron que al parecer no era la primera vez que la detenida tiene este accionar. Clark, sin entrar en más detalles, dijo que su comisaria está cooperando con la policía de un estado diferente en un caso similar.
 
«Existe un patrón de comportamiento por el que ella nunca busca ayuda cuando alguien está en problemas», añadió. EFE AP