Emociones y Salud

emociones y salud - psicóloga tania pérez

Por Psicóloga Tania Pérez

Las emociones son reacciones psicofisiológicas, es un proceso psicológico que nos prepara para adaptarnos y responder al entorno. Su función principal es la adaptación que es la clave para entender la máxima premisa de cualquier organismo vivo “la supervivencia”. Una emoción es un estado afectivo, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos. Se deduce de sus efectos y consecuencias sobre el comportamiento. Su comprensión nos lleva a explicar qué nos pasa cuando reaccionamos ante determinados estímulos, sean estos externos o internos y por qué lo que hacemos. La Emoción como proceso involucra una serie de condiciones desencadenantes (estímulos relevantes), diversos niveles de procesamiento cognitivo (procesos valorativos), cambios fisiológicos (activación), patrones expresivos y de comunicación (expresión emocional). También, la Emoción tiene efectos motivadores y su función es la adaptación de la persona a un ambiente de cambio. Una emoción involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo, que utilizamos para valorar una situación concreta y, por tanto, influyen en el modo en el que se percibe dicha situación. Algunas emociones son: Asco, Miedo, Culpa, Alegría, Tristeza, Ira, entre otras.

Las emociones son necesarias y tienen las funciones: -Función adaptativa

-Función motivacional: nos predisponen a la acción.

-Función informativa: nos dice mucho del propio estado de ánimo como el de los demás

-Función social: nos permiten expresar lo que pensamos y sentimos, comunicar nuestros sentimientos.

Cuando las emociones, no se gestionan adecuadamente y son excesivamente intensas o duraderas pueden afectar nuestra salud, pues al activarnos en exceso, nos hacen más vulnerables a contraer enfermedades. La salud está afectada por diversos factores (biológicos, psicológicos y sociales). 

En el área psicológico, frente a ciertos problemas, podemos sentir ansiedad, tristeza y varias emociones. Nuestro cuerpo reacciona y se produce la “respuesta de estrés” que puede causar transformaciones en nuestro cuerpo:

– Sistema inmunológico: disminuyen las defensas, aumentado el riesgo de enfermedades 

-Sistema cardiovascular: aumenta la presión arterial y el riesgo de enfermedades coronarias.

– Sistema gastrointestinal

Desde lo conductual, el proceso emocional se construye desde el aprendizaje. Los sistemas cerebrales implicados en el procesamiento de la información emocional se llevan a cabo desde un área multidisciplinar reconocida como neurociencia afectiva, el objetivo es definir los fenómenos emocionales, analizar los elementos específicos del proceso emocional y establecer los circuitos cerebrales asociados. La amígdala es una de las estructuras cerebrales comprometidas en el procesamiento de la información emocional. La amígdala desempeña un papel en la evaluación afectiva de estímulos relacionados con la amenaza y el peligro y actúa como un sistema muy rápido que nos alerta y nos permite responder de forma rápida y eficaz ante cualquier amenaza. Las emociones son producto de una acción más deliberada que, también del estado emocional inmediato de nuestro organismo, tiene en cuenta otros factores, como la situación externa, el conocimiento previo adquirido, el repertorio de conductas emocionales y sobre todo nuestra habilidad para anticipar, hacer planes y tomar decisiones sobre nuestra conducta futura. Estos factores tienen mucho que ver con nuestras capacidades cognitivas y, con la colaboración de sistemas localizados en la corteza cerebral y en las áreas que conforman la corteza prefrontal. La disposición anatómica del córtex prefrontal, conectado con zonas corticales de integración sensorial y con estructuras subcorticales emocionalmente relevantes, fundamentalmente con la amígdala, ha llevado a suponer que determinados sectores del córtex prefrontal podrían ejercer un efecto modulador o inhibitorio sobre la actividad amigdalina. El córtex orbitofrontal y el córtex ventromedial son las regiones de la corteza prefrontal que están especialmente implicadas en la emoción. 

Desde la psicología, el estrés, el mal manejo de emociones puede causar trastornos en la personalidad, ansiedad, ataques de pánico, depresión, entre otros. La inestabilidad emocional se caracteriza por exteriorizar desigualdades en el estado emocional, con altos niveles de ansiedad, cambios de humor, desórdenes psicosomáticos y dificultad en volver al estado emocional anterior a la respuesta nueva.  Tomando en cuenta el modelo cognitivo-conductual, no son los hechos estresantes en sí mismos los que producen las emociones “negativas” sino el modo de valorarlos y afrontarlos, como manejamos las emociones. La realidad depende de cómo percibamos nosotros las situaciones, dejando en claro que todas las emociones son positivas, no existen “buenas o malas”, sino como se gestionen.

 Las reacciones emocionales dilatadas en el tiempo, que no se verbalizan o manejan adecuadamente, conservan niveles de activación fisiológica intensos que pueden deteriorar nuestra salud si se cronifican: la activación del sistema nervioso autónomo con elevación de la frecuencia cardíaca, hipertensión arterial, aumento de la tensión muscular, disfunción central de la neurotransmisión, activación del eje hipotalámico-hipofisario-corticosuprarrenal con perturbación de ritmos circadianos de cortisol. Esta alta activación fisiológica puede estar asociada a un cierto grado de inmunosupresión, lo que nos vuelve más vulnerables al desarrollo de enfermedades infecciosas o de tipo inmunológico.  Un mal manejo de emociones puede generar, dependiendo de cada persona, déficit atencional, depresión, ansiedad, ataques de pánico, depresión, enfermedades físicas, entre otras. La psicología estudia cómo funcionan las emociones y qué hacer para manejarlas, enseñándote a: afrontar eficazmente los problemas, identificar, comprender y regular tus emociones. Cambiar las conductas inadecuadas que aparecen como consecuencia de un mal manejo de emociones que intervienen en la propia salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí