Empujadas por el auge de las fintech, las compañías financieras tradicionales se trasladan al  entorno digital para atender las demandas de los usuarios en el mundo post pandemia 

Sin importar la industria o el sector, distintos tipos de empresas están apostando a una inversión en  transformación digital cada vez mayor. Y si bien los bancos y las compañías de servicios financieros  son quienes lideran la iniciativa, esta transformación es un poco más complicada para los  exponentes de la banca tradicional, ya que sus metodologías de trabajo, procesos, y gran parte de  su personal están acostumbrados a una mentalidad más analógica, y se resisten al cambio  tecnológico. 

Por lo tanto, las firmas financieras se están enfrentando a un gran desafío, ya que el contexto  mundial ha hecho que sus clientes se resguarden en sus hogares, realizando cada vez más  operaciones bancarias desde la plataforma digital, ya sea vía el Home Banking o directamente por  la App. Esta creciente demanda no es algo nuevo, ya que viene siendo impulsada por las propias  compañías financieras desde hace un tiempo, principalmente a causa de la competencia de las  fintechs. Pero, la pandemia ha acelerado y profundizado esta tendencia, con un gran aumento de la  bancarización y de las transacciones digitales. 

Según afirman expertos en el sector, esto continuará creciendo y se convertirá en la “nueva  normalidad” para los usuarios de servicios financieros. En este contexto, Red Hat, la compañía de  software de código abierto que asesora a bancos alrededor del mundo en su camino hacia la  transformación digital, asegura que el 93% de las organizaciones financieras creen que el Open  Source es un recurso estratégico para los proyectos y planes a futuro. Esto se debe a dos cuestiones:  en primer lugar el software abierto permite mayor flexibilidad, escalabilidad y agilidad en el  desarrollo de aplicaciones. Además, las metodologías de trabajo permiten acompañar a los equipos  de manera colaborativa, para que el cambio no solo sea tecnológico, sino que también puedan  trasladarlo a la cultura de la organización, teniendo en cuenta que esta es una de las principales  barreras en la transformación digital. 

El contexto actual ha modificado los procesos de todas las compañías alrededor del mundo. En el  caso puntual de los bancos, que ya venían presenciando un cambio significativo con la llegada de  las fintech, decidieron dar un salto radical hacia la transformación digital. Para lograr una relación  sostenible con los clientes, los bancos necesitan enfrentar los desafíos tecnológicos que presentó la  pandemia, y simplificar la experiencia del usuario para mejorar los procesos. Al respecto, Javier  Carrique, Director Comercial de Red Hat afirma que, “Muchas empresas están intentando adaptarse  en tiempo récord a la nueva normalidad. En esta era, el código abierto cobra una gran relevancia  porque es una tecnología que permite innovar y crear nuevas soluciones de forma rápida y  segura. Pero, también es necesario que las empresas hagan un cambio cultural que permita  incrementar la agilidad, flexibilidad y espíritu colaborativo entre los equipos.” 

De esta forma, los bancos y las entidades financieras se ven en la necesidad de implementar cada  vez más soluciones tecnológicas que les permitan mantener sus operaciones, adaptándose a  situaciones desafiantes, y desarrollar metodologías innovadoras para trasladarse al entorno digital,  que es donde se encuentra el usuario actual.