A golpes de puño y puntapiés, Naira, de 17 años, fue atacada en la puerta de la secundaria por tres jóvenes que la acusaban de “hacerse la linda”. Murió cinco días después. El fiscal del caso acusa a las atacantes de homicidio premeditado. La madre de la víctima dice que la agresión no era para su hija.

Una de cada cuatro personas en Argentina dijo que ha sido víctima de ‘bullying’ o que conoce a alguien que sufrió acoso escolar por lo menos una vez en su vida.

A Naira Cofreces la mataron porque la acusaban de «hacerse la linda», dijeron sus familiares.

El miércoles 23 por la noche, a la salida del liceo nocturno, Naira fue atacada por tres hermanas, de 16, 22 y 29 años. Las tres están detenidas.

La golpearon hasta morir. «Luego llamaron a la ambulancia, intervinieron las autoridades de la escuela. El padrastro la vino a retirar. Pero Naira, ya en su casa, se fue a acostar y al día siguiente no se despertó, por lo cual la madre llamó a la ambulancia», explicó la jueza a cargo del caso, este lunes a los medios de prensa argentinos.

Naira agonizó, internada en una sala de terapia intensiva del Hospital Interzonal de la localidad bonaerense de Junín, hasta la noche del domingo 27, cuando se determinó su muerte cerebral y la familia decidió donar sus órganos.

Si bien el móvil no está claro, la jueza recogió testimonios de amigos cercanos a las jóvenes y dijeron que «el problema era que se hacían las lindas».

«Fue algo premeditado, un homicidio calificado por premeditación. La golpiza se la dieron gente del colegio y gente que no», dijo el fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, José Albote Galante este lunes.

Las mayores, de 22 y 29 años, serán acusadas de homicidio doblemente agravado. La menor, de homicidio agravado. La pena, según el artículo 80, inciso 6, del Código Penal, prevé la condena perpetua.

Las jóvenes detenidas hasta el momento se negaron a declarar y para la fiscalía el motivo no está acreditado. Se tomaron muchos testimoniales y la causa va recién por su primer cuerpo. Como fue atacada por un grupo, es probable que haya más detenciones una vez que la investigación avance, informó el portal Infojus.

«No era para mí»

La madre de Naira dijo este lunes entre lágrimas que su hija nunca había tenido problemas en la secundaria y que, en cambio, era «alegre, divertida». «Me la arrancaron», se lamentó, según informa radio Continental. «Me arrancaron la vida…Justicia, por favor, para que no pase todos los días», expresó la mujer.

Según indicó, Naira nunca había sido agredida antes: «Era una chica que no tenía maldad, tenía toda la vida por delante», expresó y no supo precisar los motivos detrás del ataque.

Junto a su hijo, hermano de la víctima, agregó que la brutal golpiza no había sido destinada a ella, sino a otra compañera que, adelantándose a la situación, sintió miedo y se retiró antes de la Escuela Secundaria Nocturna Nº5.

La otra chica a la cual habría estado dirigida la agresión formaba parte del grupo de amigas de Naira, señaló la madre de la joven y relató: «Ella llegó bien a casa y me contó: ‘Mami, no era para mí'». Informe de UyPress