Miranda Kerr volvió a hacerlo: se sacó toda la ropa para conquistar al lente de una cámara fotográfica y a todos los lectores de una revista.

La modelo australiana, de 30 años, posó para el reconocido fotógrafo Mario Testino y las imágenes en las que no lleva ninguna prenda salvo un par de medias son el plato fuerte del número de mayo de la GQ británica.

En la entrevista que le dio a la publicación, la ex mujer de Orlando Bloom realizó algunas confesiones sobre su vida sexual. «El paso del tiempo me dio más confianza para pedir las cosas que disfruto. Una cosa que me di cuenta es que ahora que tengo menos sexo, mi cuerpo no está tan tonificado. Cuanto más sexo tenga, más definidos van a estar mis brazos y mi panza», aseguró.

Además, reveló que no le gustan las relaciones de una noche y que al actor con el que tuvo un hijo lo hizo esperar 6 meses para que pueda darle un beso.

La modelo reconoció que este es el momento para «explorar y tener algo diversión», pero que no está interesada en enamorarse tan rápido de otro hombre. También contó que en este período de tiempo recibió las propuestas de romance más locas y ridículas: «Cosas que ni siquiera verías en la TV».

Kerr tiene experiencia en aparecer totalmente desnuda: ya lo había hecho para los fotógrafos Chris Colls y Laurent Darmon. Salir sin ropa se hizo costumbre para ella, aunque cuando era chica decía que no iba a hacer producciones sexies. TeleShow