Luego de que una multitud se agrupó para recibir a Luis Suárez en su llegada a Uruguay, las muestras de afecto no se detuvieron. Los hinchas no se despegan de su ídolo, sancionado por la FIFA en un procedimiento cuestionado en gran parte del mundo.

Una fracción de ese centenar de personas que se citaron a través de las redes sociales para esperarlo en el Aeropuerto de Carrasco, siguen de cerca al delantero para mostrarle su aliento, incluso en su propio domicilio.

Fue una madrugada especial para el jugador, ya que hasta el presidente José Mujica se apersonó en la Base Aérea I para recibirlo en la pista. Según contó Ovación, «el frío y la niebla comenzaron a ganar el pulso, y los hinchas fueron abandonando el lugar».