Precisamente así se llama la muestra fotográfica inaugurada este 29 de setiembre en el Centro Hospitalario Pereira Rossell; una instalación que muestra el trabajo que día a día realiza la Unidad de Cuidadoras Hospitalarias del Pereira Rossell e invita a reflexionar sobre el abordaje integral de los cuidados en salud.

El proyecto es parte de un proceso de intervención realizado por el Grupo de Investigación y Extensión del Instituto de Psicología Social de la Facultad de Psicología de la Udelar que se podrá ver hasta el 10 de octubre. Las imágenes -tomadas por un grupo de estas cuidadoras- transmiten al espectador aspectos fundamentales de la tarea que realizan así como escenas cotidianas en el entorno hospitalario en que se desempeñan.

La instalación tiene lugar en el Hall Central con entrada por la calle Lord Ponsonby y es una iniciativa conjunta de la Unidad de Cuidadoras del CHPR, la Facultad de Psicología, el Instituto de Psicología Social, la Unidad de Extensión de la Udelar y cuenta con el apoyo de la Dirección del CHPR y ASSE.

Una tarea que poco se conoce

La Unidad de Cuidadoras Hospitalarias está integrada por 34 funcionarias del Hospital Pereira Rossell cuyas edades están comprendidas entre los 28 y los 66 años de edad.

El nivel de instrucción varía desde primaria completa con un alto grado de experiencia en el trabajo a cuidadoras que poseen formación terciaria afín con la tarea.

Como forma de ponderar adecuadamente el recurso socio sanitario que constituyen estas funcionarias dentro del equipo de salud, se apuesta a alcanzar un nivel de profesionalización, siendo actualmente requisito excluyente la formación de ciclo superior con educación secundaria completa y valorándose también la formación como educador social.

Para el desempeño del trabajo se organizan distintos turnos que funcionan las 24 horas del día. La misión de las cuidadoras hospitalarias es la de garantizar el derecho del niño/a y adolescente hospitalizado a contar con la presencia de un familiar o quien cumpla las funciones de acompañamiento y cuidado durante la internación.

Este personal cumple sus funciones en los casos de ausencia de referente familiar en el marco de su trabajo en la institución. Esta falta de referente familiar durante la internación puede ser circunstancial o permanente dependiendo de cada situación particular. También están presentes en aquellos casos en que el equipo de salud entiende necesario brindar apoyo al familiar presente en el hospital.

De acuerdo con la valoración que se realice, y según la disponibilidad de este recurso humano, se asigna una cuidadora con las especificaciones que correspondan a cada caso particular.

Sus tareas tienen como objetivo la asistencia para la satisfacción de las necesidades diarias de los pacientes con un alto grado de autocontrol y afecto. El propósito es brindar una atención calificada y personalizada a las necesidades de alimentación, higiene, recreación, estimulación y contención emocional del niño/a o adolescente. De hecho, el trabajo de las cuidadoras incide en los hábitos de los pacientes atendidos y se orienta a fomentar conductas y vínculos saludables.

La indicación de cuidadora puede realizarse desde el equipo de salud de las distintas áreas de internación o emergencia pediátrica en actuación coordinada con el Departamento de Trabajo Social. Sus funciones se cumplen desde una concepción de respeto a la identidad, a la individualidad, a las capacidades y a los derechos de la población asistida.

 

Como integrante del equipo de salud, cada cuidadora se vincula tanto con los restantes integrantes del equipo asistencial como con el entorno familiar del paciente.

 

Las cuidadoras son funcionarias del Hospital e integrantes del equipo de salud teniendo igualdad de derechos y obligaciones con respecto al resto de los funcionarios, tanto para el otorgamiento de beneficios como para el cumplimiento de responsabilidades.

 

Dentro del organigrama institucional, la Unidad de Cuidadoras Hospitalarias depende administrativamente del Departamento de Trabajo Social y éste de la Dirección de Servicios Técnicos Intermedios. El cumplimiento de sus funciones se realiza exclusivamente dentro del ámbito del Centro Hospitalario Pereira Rossell, estando explícitamente inhabilitadas para ejercer sus tareas fuera del mismo.