Banco Santander pone en marcha una serie de medidas para paliar el impacto del coronavirus, batería que incluye créditos a tasa 0 para algunos centros de salud, la creación del Fondo Solidario Juntos con aportes de todo su equipo, y traslados al personal de salud.

Atendiendo a diferentes situaciones provocadas por la pandemia global del coronavirus (COVID-19), Banco Santander está impulsando una serie de acciones para brindar soluciones a sus clientes, funcionarios y a toda la comunidad.

La alta demanda existente en los servicios de salud llevó a Banco Santander a buscar alternativas acordes, que permitan hacer frente a la emergencia sanitaria, implementando una línea de crédito a tasa 0, es decir, sin cobrar ningún interés sobre el crédito, a un grupo de instituciones médicas y algunas mutualistas del interior del país. El objetivo y alcance de dicha línea de crédito será la compra de elementos e insumos necesarios para el combate al coronavirus.

El Country Head de Santander Uruguay, Gustavo Trelles explicó que se van a viabilizar US$ 15 millones en créditos a tasa 0, con plazos que variarán según cada mutualista, con el objetivo de que la liquidez o la disponibilidad de efectivo no sea un impedimento para poder adquirir los insumos necesarios para superar el escenario adverso.

Asimismo, Banco Santander pondrá a disposición transporte en horario nocturno para facilitar el traslado de funcionarios de mutualistas en Montevideo hacia sus lugares de trabajo, contribuyendo a la logística y disminución de aglomeraciones. La iniciativa estará disponible también para solucionar la logística de atención domiciliaria del SMI en el marco de la campaña de vacunación antigripal.

En otro ámbito, en el marco del convenio de Santander Universidades con la UTEC, el banco destinó una partida económica de su aporte anual a la fabricación de 10.000 mascarillas protectoras para el personal médico de ASSE en todo el país.

“Como principal banco privado del país tenemos el compromiso de generar acciones que permitan aliviar el impacto que esta pandemia pueda tener y por ello estamos poniendo en marcha diferentes planes de contingencia. Esta situación requiere la unión de todos los sectores y Santander está buscando soluciones todos los días para apoyar a la sociedad frente la emergencia”, señaló Trelles.

Adicionalmente a estas acciones, los integrantes del Comité de Dirección y principales directivos de Banco Santander en Uruguay realizaron una donación personal para dar inicio al Fondo Solidario Juntos, que también sumará el aporte voluntario de los funcionarios del banco. Estas aportaciones se están destinando ya a cubrir necesidades inmediatas, como la producción y adquisición de equipamiento médico, ropa de protección y otros equipos que son necesarios para tratar a los pacientes infectados por el virus, así como a efectuar donaciones a las autoridades e instituciones correspondientes. El fondo será auditado por la consultora PwC.

El Fondo Solidario Juntos se está replicando en los países donde Santander está presente y se complementa con el portal superamosjuntos.com, un espacio con información y recursos digitales para ayudar a personas y empresas a superar la crisis del coronavirus, sean o no clientes del banco. Entre otros aspectos, incluye la sección ‘Vida en casa’, donde se encuentran opciones de entretenimiento o recursos para la familia (cocina, lectura, visitas virtuales a museos) y el teletrabajo (recomendaciones, herramientas colaborativas), además de recomendaciones para hacer ejercicio en casa y enlaces a apps de meditación y relajación, o de servicios de salud profesionales. 

Esta acción va alineada con la postura que han tomado las autoridades de Santander en el mundo, teniendo como ejemplo a su presidenta, Ana Botín, y su CEO, José Antonio Alvarez, quienes resolvieron destinar el 50% de su sueldo para colaborar en la lucha contra el COVID-19, así como no repartir dividendos en 2019 y 2020, lo que permitirá disponer de 90.000 millones de euros en crédito adicional en todo el mundo.