Por Psicóloga Tania Pérez

Las relaciones en las redes sociales provocan problemas en la cercanía física, generando muchas veces una pérdida de rutina y un conflicto. Es importante estar conscientes de comunicarse de forma presencial y no por internet, encontrando el equilibrio de mantener comunicación emocional de forma física que no se puede lograr en las redes, por la interferencia de comunicación es muy grande, una coma, una tilde, una palabra mal escrita, una frase se puede mal interpretar, al igual que una imagen cada uno le da el significado que interpreta. Se crea una falsa realidad por esto también puede acontecer en relaciones interpersonales donde no hay ningún tipo de contacto físico, ya sea por costumbre, distancia, o porque aparecen enojos, y distanciamientos. En el caso de las parejas, esta situación se escapa de las manos y entran en juego muchos factores que afectan a la intimidad y privacidad de manera negativa. Los celos y reclamos crean conflictos de inseguridad debido al uso desmedido de comentarios, likes, fotografías o simples estados que generan desconfianza.

Muchas personas en relaciones amorosas manipulan las redes sociales para investigar la vida de su pareja y encontrar razones para generar conflictos.

A nivel mundial, se conocen un gran número de casos de divorcios provocados por utilizar redes sociales. Su uso repetitivo para informar de todas nuestras actividades diarias le da un acceso total de nuestra vida a un gran número de personas. Las parejas pueden encontrar cualquier tipo de información en las redes e interpretarla de manera negativa ocasionando conflictos.

Las personas que se sumergen en la vida virtual se alejan de estar presentes en su relación de pareja o familiar y tienen los siguientes comportamientos:

  • En sus hogares se dedican a enviar y contestar correos y mensajes.
  • Jugar constantemente con el teléfono o PC.
  • Consultar o responder las redes sociales y mensajes en todo momento.
  • Visitar páginas eróticas.
  • Comenzar y mantener relaciones de infidelidad virtual o real.
  • Control excesivo de la pareja en redes sociales
  • Celos

Las redes sociales potencian inseguridad, desconfianza y ansiedad. La inseguridad es un sentimiento muy intenso que puede generar crisis. Desconfiar de nuestra pareja nos hace sentir inseguros, y esto a su vez genera mucha ansiedad y descontrol. Las redes poseen una gran cantidad de información acerca de las personas, mucho de lo que se observa allí tiene un contexto, el cual desconocemos, pero que puede ser interpretado de muchas maneras. Entender lo que observamos puede ser la causa principal de activar la inseguridad y fomentar la desconfianza.

Existen personas que han llegado al punto de eliminar sus perfiles de las redes sociales debido al daño y los conflictos que esto les ha ocasionado en su relación.  La interacción con personas o relaciones pasadas, así como la relación con nuevas amistades, puede causar una gran ansiedad en las parejas. 

Actualmente, las personas buscan encajar y sobrevivir a la corriente de la comunicación online y nos hemos acostumbrado a que las relaciones sean parte del mundo virtual. Hay un gran número de parejas que no colocan nada en las redes sociales; sin embargo, hay otras que publican toda su vida en las redes.

Pero existe un límite para todo. Cuando en una relación afectiva no se respetan las fronteras del mundo online, éste se puede volver adictivo y generalmente termina destruyendo el vínculo entre las personas. Volviendo un vínculo tóxico y con violencia de genero en la pareja.

Señales que muestran violencia digital: 

  • controlar a tu pareja utilizando el celular y mirar sus mensajes o redes sociales.
  • Entorpecer en vínculos de tu pareja en Internet con otras personas para controlar y manipular
  • Desaprobar fotos que tu pareja publica y comparte en redes sociales
  • Controlar lo que hace tu pareja en las redes sociales
  • Exigir a tu pareja que demuestre dónde está con su geolocalización.
  • Obligar a tu pareja a que te envíe imágenes íntimas
  • Pedirle a tu pareja para que te facilite sus claves personales
  • Obligar a tu pareja a que te muestre un chat con otra persona
  • Mostrar enfado por no tener siempre una respuesta inmediata online

 Una relación sana debe apoyarse en la confianza, y el respeto recíproco.

Otras características del maltrato que debes estar a alerta son:

  • Si genera te aislamiento 
  • Cuando no te deja tomar decisiones y las hace tu pareja por ti
  • Celos      
  • Ignora o desprecia tus sentimientos con frecuencia
  • Ridiculiza, insulta o desprecia 
  • Te humilla, grita o insulta en privado o en público
  • Amenaza con hacerte daño a ti o a tu familia
  • Te ha agredido alguna vez físicamente
  • Te aísla de familiares y/o amistades
  • Te ha forzado a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad
  • Te controla el dinero y toma las decisiones por ti
  • No te permite trabajar
  • Amenaza con quitarte a tus hijas e hijos en caso de dejarlo
  • Él controla tu manera de vestir
  • No expresas tus opiniones libremente por miedo a la reacción de él
  • Él revisa tu teléfono móvil y las redes sociales
  • Continuamente te sientes inferior o menos que él
  • Tu pareja muestra celos frecuentemente
  • Has dejado de salir con tu círculo de amistades porque a él “no le caen bien”

Si te pasa algo de esto, es importante romper el silencio y pedir ayuda.