Una campaña llevada a cabo por la organización Rehab.com muestra el deterioro físico de varios estadounidenses tras el abuso de drogas como cocaína, heroína, oxicodona y metanfetaminas.

En el año 2012 la organización ya había hecho una exitosa campaña titulada «Faces of meth» (Las caras de las metanfetaminas), donde se mostraba el impacto de esta droga.

En esta ocasión, rehab.com redobló la apuesta con la campaña «More than meth: the faces of drug arrests» (Más que metanfetaminas: las caras de detenidos por drogas), para demostrar que otras drogas también pueden causar el mismo daño en la salud y apariencia física.

Las fotografías pertenecen a las fichas policiales de los adictos en varios arrestos, muchas de ellas con más de diez años de diferencia.

Entre los efectos físicos del abuso de estas sustancias se encuentran una dramática pérdida o aumento de peso, deterioro dental, llagas faciales, abscesos y una apariencia de envejecimiento.